Cómo ayudar a los niños a gestionar el estrés durante la cuarentena

 En COVID-19

Desde que se declaró el estado de alarma y comenzamos el confinamiento en los hogares para frenar el contagio por coronavirus, los niños han visto enormemente alterada su rutina diaria y por tanto pueden verse sometidos a un estrés muy elevado.

Dado que ya no pueden acudir al colegio ni compartir su tiempo con amigos, los más pequeños pueden mostrar comportamientos extraños fruto del nerviosismo o la ansiedad: ser más dependientes, enfadarse o agitarse, encerrarse en sí mismos, mojar la cama, etc. 

Por eso es más necesario que nunca ser comprensivos con nuestros hijos, escuchar sus preocupaciones y ofrecerles todo el amor y atención que necesitan en tiempos difíciles. 

Dedica tiempo para pasar con tus hijos, responde a sus preguntas lo más sinceramente posible y escúchales cuando te cuenten sus preocupaciones o miedos. Ayúdales a afrontarlos con información veraz sobre qué es el virus y cómo pueden evitar contagiarse. 

Ayúdales a mantener sus rutinas y horarios habituales en la medida de lo posible, siguiendo las indicaciones de sus maestros y centros educativos, y proporcionándoles un espacio cómodo para realizar actividades de aprendizaje y lúdicas. 

Pregúntales qué les gustaría hacer y atiende sus peticiones siempre que sea posible. Haz que se sientan escuchados y respetados.

Si se portan bien, practica el refuerzo positivo y elógiales cuando hagan las cosas correctamente. Si se portan mal, intenta redirigir su comportamiento y muestra paciencia en tus reacciones. 

Si quieres ampliar la información, aquí tienes las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud para una crianza saludable en tiempos de reclusión y cuarentena: 

Dejar un comentario